Yo.mariabrex

el arte del poder femenino

Mudras

 

Los mudras son movimientos de yoga que se realizan con los brazos y las manos. Son extremadamente sencillos, pero tan poderosos que transformarán su vida. ¿De qué forma? Simplemente liberando la energía bloqueada en el interior de su cuerpo en los canales de energía llamados nadis y en los centros energéticos denominados chackras. Disponiendo y dirigiendo dicha energía a través de los mudras, usted podrá alcanzar sus objetivos y tener la capacidad para solucionar los problemas de la vida diaria.
No es necesario haber practicado yoga antes. Si usted puede mover sus manos y brazos, podrá utilizar los milenarios Mudras sanadores para enriquecer su vida dedicándoles tan solo unos pocos minutos al día.
"En las manos, al igual que en los pies, están reflejados todos nuestros puntos corporales y por ello las diferentes posiciones ayudan a desbloquear aquellos que estén inarmónicos.
Estos gestos nos permiten canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo así como facilitar la consecución de numerosos objetivos como la sanación física y emocional.
Hay mudras muy completos que implican a todo el cuerpo, pero también hay mudras muy sencillos e igualmente poderosos que sólo requieren de nuestras manos para alcanzar nuestros objetivos.
Para practicarlos no es necesaria una gran habilidad, sino bastante práctica, especialmente con aquellos que son muy complicados. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones muy diversas donde a veces sólo es necesario un leve roce y otras se necesita una gran presión.
Debido a la diferente cualidad de cada uno de ellos, es recomendable utilizarlos durante un tiempo determinado que suele ir de 3 a 45 minutos y generalmente es conveniente realizarlos una vez al día como mínimo.
Es importante tener en cuenta en el caso de utilizarlos para la sanación física, su cometido es apoyar al tratamiento que estemos utilizando para sanar, haciendo que sea más eficaz y que la enfermedad sane con mayor prontitud.

Los mudras son “gestos de las manos”, o bien son conocidos como yoga para las manos; su nombre proviene del sánscrito y se refiere a mud = gozo y dra = producir, esto significa que son “productores de gozo”. Un detalle curioso es que, a menudo, formamos mudras con las manos sin darnos cuenta y, a demás suelen  ser los más adecuados para ese momento.

Y te preguntarás, ¿cómo es que funcionan? La respuesta es que en tus dedos se encuentran  terminales nerviosas y el comienzo de algunos “meriadianos de acupuntura” (senderos de energía de cada uno de tus órganos), y al unir ciertos dedos haces circuitos electro magnéticos en tu cerebro.

Otro punto muy importante en el uso de mudras es la atención y la intención de éstos; pues cuando realizas una postura, tienes en mente lo que deseas obtener o el cambio que necesitas realizar, por lo tanto podríamos considerarlos como “afirmaciones corporales”.

Una ventaja de los mudras es que se pueden realizar de una manera muy discreta: en la oficina, el coche, la escuela, etc. No es necesario que pongas inciensos por todos lados y voltees los ojos para percibir sus resultados, pueden convertirse en grandes compañeros de tus proyectos y de tu paz interior.